Ida, Pingala y Sushumna

chakras-and-the-Nadi-man

      Los nadis son los canales por donde fluye la energía vital, el prana. Son lo que, en la medicina china, corresponde a los meridianos. Aunque son tubos hechos de materia sutil y pertenecen a nuestro sistema energetico (más exactamente a nuestro cuerpo astral) tienen una influencia determinante en nuestro cuerpo físico. Se dice que hay alrededor de 72.000 en nuestra anatomía espiritual.
      Los más importantes se llaman Ida, Pingala y Sushumna. Este último está ubicado en lo que corresponde a la columna vertebral y conecta el sacro con el cráneo. Es el nervio sutil central de todo nuestro sistema. Todos los demás nadis se originan en Sushumna, saliendo de Mulhadara, el primero de nuestros chakras. A cada lado, en lo correspondiente a los ganglios simpáticos de nuestro cuerpo material, están Ida y Pingala.
      Ida es por donde fluye apana, manifestación negativa del prana. Es una fuerza relacionada con la luna, que fluye hacia abajo.
      Está conectado con la fosa nasal izquierda, con el lado izquierdo del cuerpo y el hemisferio derecho del cerebro. Es una fuerza con cualidades femeninas, ilustrada de color blanco. Pingala tiene cualidades masculinas, se relaciona con el sol y es una polaridad positiva, que fluye hacia arriba. Se relaciona con la parte derecha del cuerpo, la fosa nasal derecha y el hemisferio izquierdo del cerebro. Tiene la facultad de generar calor, mientras que Ida baja la temperatura.
      Cuando hacemos pranayamas y otras prácticas de Raja Yoga se equilibran estas dos fuerzas y se purifican los nadis, haciendo más fácil que el prana esté en Sushumna y que la mente se aquiete. Con el recogimiento de los sentidos (pratyahara), la concentración (dharana) y la meditación (dhyana), estamos más cerca al silencio total de la mente. Este es el objetivo principal del Raja yoga y por este motivo el pranayama es una de sus ocho prácticas (ashtanga quiere decir “ocho miembros”) fundamentales.
       Por medio de los ejercicios de pranayama y Asanas, no solo aumentamos la cantidad de energía vital que tomamos, sino que limpiamos los canales por donde fluye y además elevamos la energía cósmica kundalini que tenemos en la base de la columna como una serpiente dormida. La energía kundalini se levanta cuando el prana y el apana (la forma negativa de la energía vital) se encuentran en el primer chakra, Muladhara. El pranayama lo define Swami Sivananda como “la unión de prana y apana”.